Tequio Prácticas en comunidad

¿Cómo podemos contribuir a crear acciones colectivas que mejoren nuestra forma de relacionarnos? 

Comenzar a pensar en no hacer las cosas por el simple hecho de hacerlas y llevar a cabo  proyectos que trasciendan en nuestra cotidianidad, en nuestras formas y en nuestras relaciones con otras personas y con nuestro entorno.

El tequio es una actividad que se realiza desde la época prehispánica, llevada a cabo por diversas culturas indígenas de México. 

Se trata de un trabajo colaborativo, en dónde alguien con una necesidad convoca a la comunidad cercana o lejana a ayudar a resolver esa necesidad de manera voluntaria, después cuando esa necesidad está resuelta, tal vez alguien tenga alguna otra, si así es el caso la comunidad vuelca sus esfuerzos y pone manos a la obra en la nueva necesidad. Es como un ¨Hoy por ti, mañana por mi ¨. 

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo hoy en día, realizar una actividad por los demás?

La rutina que llevamos a cabo la mayoría de nosotros, nos orilla a ser individualistas, en donde asistes a tu puesto de trabajo realizas tus actividades particulares y específicas esperando la remuneración quincenal, que asegura la subsistencia. El tequio unifica la identidad de la comunidad, fortalece el tejido social, esto quiere decir que no sólo se cumple con una actividad, si no que trabajas a la par de tus semejantes, compartiendo saberes, reflexiones y objetivos. 

Implementar nuevas formas de acción en tus proyectos son primordiales para construir espacios más humanos y acordes a la situación actual, el tequio se practica actualmente en México y en Latinoamérica, es una alternativa social para afrontar las formas Neoliberales que no han tenido los mejores resultados en cuanto al cuidado del entorno y de las personas. 

Reflexiona, infórmate y convoca, si deseas realizar alguna actividad en colaboración o saber más acerca de los tequios, contactanos.

Pies de barro

Prendas para la vida

¿Qué nos inspira a comenzar un proyecto? 

Siempre buscamos una razón, un objetivo para empezar a materializar nuestras ideas, pero realmente de dónde surge la diferencia entre, comenzar un negocio por alcanzar metas materiales e individuales y comenzar un negocio apasionante a la par de nuestros semejantes, buscando algo más que un beneficio personal.

Este día les presento un espacio distinto, donde se comparten y producen resultados distintos. Pies de barro es un taller de prendas artesanales, un espacio  lleno de color y vida, un lugar para aprender, un lugar lleno de comodidad donde puedes ver las prendas, tocarlas, probartelas, ver cómo las hacen y tener una charla muy alegre con Carmen, la fundadora de Pies de Barro.

Conocimos un poco acerca de su historia, sus razones y metas, pero más que nada conocimos a una persona que ve la vida en positivo y esto sin dudas, lo transmite en las prendas y en las personas que se acercan a Pies de Barro.

¿Como es idear o diseñar una prenda?

Yo comencé haciendo faldas, aprendí a vender muchas cosas anteriormente, pero al final me decidí por la ropa tradicional. Comencé vendiendo ropa en las universidades, en espacios de oficina, yo quería que mi ropa les llevará alegría a su persona y a su espacio de trabajo. 

Cuando diseño una prenda, pienso en usar materiales naturales como el algodón, que puedan dar comodidad y felicidad, por ello no utilizo cierres o botones en las prendas que hago, para dar mas libertad a las personas, mis bordados los hago pensando en traer sanación a quien usa la prenda. 

¿Por qué pies de barro?

Se llama pies de barro por que mi compañero me llamó así cuando nos conocimos hace 10 años, el es Músico, yo iba a un grupo de danza y bailaba mientras el tocaba, después de bailar me relajaba, me quitaba los zapatos y me ponía a tejer, el se enamoró de mí y una vez me dijo: Tú eres mis pies de barro. 

En aquel tiempo, conviví con comunidades Otomí, Nahuas, Purépechas, Wirrarikas y Mazahuas, con ellos aprendí a quitarme los zapatos y a tejer en el piso.

Aprendí principalmente con las mujeres Purépechas a bordar desde la naturaleza, pies de barro es hacer las cosas desde una conexión con la tierra. 

Cuando trabajaba con las comunidades el proyecto se llamaba Tenderete artesanal comenzamos a distribuir las prendas y después de 5 años me independicé pero aun les ayudo a vender la ropa que ellos fabrican, se quedaron con el primer nombre y yo con pies de barro. 

¿Por qué se acercan a Pies de barro?

Mi ropa  lleva consigo una intención energética, busco que quien use la prenda pueda sanar, que a pesar de los problemas se pueda seguir adelante.

Yo decidí que mi camino es la exclusividad por que no todos compran de manera consciente, las personas que se acercan por una prenda a pies de barro pagan el valor real de la prenda, porque ellas saben lo que usan. 

¿Cómo vez a futuro tu proyecto?

Busco mejorar mi espacio y reestructurar pies de barro con armonía y amor. 

Considero dos vertientes en mi negocio, uno de ropa tradicional, ropa que viene de las comunidades, esa es una parte de la cual nunca me separaré por que siempre me he sentido identificada con ellos, la otra vertiente son las prendas que yo diseño y fabrico.  

¿Qué opinas sobre las grandes marcas de ropa?

Yo siempre he pensado que me revele del sistema por independizarme, no he recibido apoyo de nadie más que de mi familia, siento que nací con la misión de romper el sistema.

No estoy a favor de trabajar con etiquetas, publicidad, o estereotipos en la moda que son atemporales, quiero reeducar a las personas que se debe vestir por convicción y no por moda.

Sé que necesito la publicidad para hacer crecer a lo grande mi proyecto, pero pienso evitar la contaminación visual y las etiquetas, etiquetas que incluso a veces, nos ponemos nosotros mismos.

Trueque como economía alternativa

Hace cientos de años, el trueque se mantuvo como un sistema económico en las comunidades, pero ¿por qué se abandonó esta práctica recurrente?

El desarrollo de diversos bienes de consumo y el crecimiento comercial fue demostrando la poca practicidad de este sistema ya que no siempre se necesitaba aquello que se disponía. Por ejemplo, si un herrero necesitaba pan, debía buscar un panadero que necesitara algún trabajo de herrería o indagar sobre las necesidades del panadero para saber si requería algún producto al alcance del herrero y poder ofrecer el intercambio.

Por otra parte, la dificultad de determinar un valor exacto de los productos a intercambiar. Una forma de solucionar esto fue buscar productos de referencia que pudieran evaluar los productos, los primeros bienes de referencia fueron el trigo o el ganado. Entonces, era posible establecer el precio de los diferentes productos: por ejemplo, obtener una vaca a cambio de una cantidad establecida de cereales. En realidad, seguía siendo trueque, pero indirecto y más cómodo. A partir de ahí nace la moneda y se fue perdiendo la actividad del trueque en diversas comunidades.

El trueque como construcción social

La difusión del trueque, la reciprocidad y las monedas alternativas pueden ser parte de la construcción social de nuevas relaciones económicas, nuevas formas de producir, distribuir, consumir y desarrollarse, en un plano más general.

Dentro de este plano, no solamente incluye a personas con menores ingresos económicos sino también personas y grupos sociales de distinto nivel social, motivados por un deseo de participación y convivencia.

Esta dimensión también presenta ciertos límites, el hecho de que su difusión supone que las personas y grupos que se integren al proceso pre dispongan de estas motivaciones y anhelos generosos.

Sin embargo, también aquí es posible pensar que estos límites puedan ser trascendidos en la medida que las prácticas se inserten en las dinámicas de la economía de solidaridad y trabajo, que mediante una adecuada demostración de su eficiencia puedan inducir el desarrollo de comportamientos asociativos o solidarios, más allá de los vínculos espontáneos de las afinidades familiares y comunitarias.

En sí, el mercado es una expresión del ser social del hombre, y pone de manifiesto el hecho solidario de que nos necesitamos unos a otros y de que trabajamos unos para otros. Los efectos perversos, lo que constituye “el problema”, es la organización capitalista del mercado.

Economía alternativa

El trueque mantiene un gran significado y valor la posibilidad de circulación de dinero alternativo, que puedan sustraerse al control capitalista, y que eliminen el valor de escasez del dinero.

Ello supone, evidentemente, un proceso de circulación monetaria en que pueda abolirse la tasa de interés. Es importante señalar, que la idea no tiene nada de exótica, habiendo sido planteada por las más importantes corrientes del pensamiento económico contemporáneo.

Dentro de la perspectiva del desarrollo de dineros alternativos, es indispensable disponer de una nueva teoría del dinero, que ponga en evidencia su naturaleza social e intersubjetiva. Entre los aspectos a profundizar teóricamente, tal vez el más importante sea el hecho que el dinero es, esencialmente, no una realidad material, ni puramente simbólica, ni sólo un instrumento de cambio, sino una relación social que supone vínculos de confianza y mutua credibilidad entre los sujetos y actores económicos que efectúan intercambios.

Emitir dinero, dinero alternativo, es la cosa más simple del mundo, cuando hay confianza y credibilidad.