Eco turismo

Entrevista: Conquistando Cimas, una vista diferente al turismo de naturaleza.

Encontrarnos con emprendimientos que nacen desde una intención diferente, es una muestra clara sobre lo que somos capaces de lograr cuando somos conscientes de las problemáticas que atañen a la sociedad actual y cómo podemos generar un aporte que genere un cambio social o que mejore nuestro entorno. 

El turismo es una de las actividades económicas mas redituables en todo el mundo, sin embargo se ha convertido en una actividad que mas allá de buscar un tiempo de recreación o un tiempo para vacacionar, ha dejado huellas ecológicas serias y ha modificado la forma de vida de los locatarios que residen en los lugares que se visitan. 

Sin embargo y ante la necesidad por crear un modelo distinto que lleve al turismo a ser menos invasivo y mas consciente se ha creado un nuevo concepto llamado Ecoturismo, el cual consiste en visitar un destino, respetando la cultura del lugar y sus recursos naturales. 

Presentamos un proyecto que nace desde el gusto por explorar y conservar. 

Ignacio Guerrero es quien encabeza este emprendimiento llamado Conquistando Cimas,  nos comparte un poco de su visión y experiencia al llevar a cabo un proyecto de turismo de aventura.

¿Cómo surgió Conquistando Cimas? 

Este proyecto surgió porque desde pequeño siempre sentí un gusto especial por la naturaleza, conforme fuí creciendo me di cuenta que quería enfocarme en este campo y estudié Biología, al concluir mi carrera comencé a ejercer en un sector formal y con conocimientos mas técnicos y precisos, me di cuenta de cómo funcionan los órganos de gobierno que crean las regulaciones ambientales, existe mucha burocracia y al final no hacen las cosas de la manera correcta.

Después de trabajar en distintos lugares, caí en la cuenta de que había varios aspectos que no me gustaban, como la agricultura extensiva, que es la siembra de grandes hectáreas, donde ya no se busca crear alimento para las personas que viven ahí,  por ejemplo en el lugar donde resido se siembra maíz amarillo y este producto no se consume en los alrededores, además de que se ha ido perdiendo la conservación de la semilla nativa, lo único que se busca es el beneficio económico sin pensar en la conservación del lugar, y quise empezar un proyecto diferente por mi cuenta. 

Ruta senderismo Mesa de Ocote

Cuando noté las problemática que existían, me pregunté ¿Por qué no optar por otras formas de conseguir ingreso? qué mejor que formas de bajo impacto ambiental, donde no se tenga que deforestar y donde no afecte a los locatarios, fue cuando pensé:  Turismo de naturaleza, turismo de aventura, y en este caso senderismo que es lo primero que estamos ofreciendo. 

Para este entonces yo ya contaba con conocimiento técnico sobre actividades de montaña y me animé a comenzar, me informé y comencé a formalizarme. 

Una de mis motivaciones es mostrarle a las personas que existen otras formas de generar ingreso, en vez de deforestar y acabar con las reservas naturales, podemos optar por aprovecharlo desde un punto de vista diferente, donde el enfoque sea más sobre conservar y que el ingreso se pueda distribuir mejor.  

También al hacer senderismo, puedes apreciar la naturaleza y esto te hace más consciente acerca de su conservación.  

¿Por qué enfocas tu proyecto de emprendimiento al ecoturismo?

Realmente mi proyecto no está del todo enfocado al ecoturismo. Mi actividad se denomina Turismo de naturaleza, este se divide en tres ramas: ecoturismo, turismo rural y turismo de aventura y lo que practicamos nosotros que es el senderismo, cabe en el turismo de naturaleza, que es aventurarte a explorar lo que la naturaleza te pone como un reto, por ejemplo: subir una cima, escalar una pared o andar en kayak.   

Ruta de senderismo Mesa de Ocote

¿Qué opinas sobre los emprendimientos sociales? 

Entiendo que el emprendimiento es crear tus propios retos y metas, y un proyecto social es aquel que aplicas a una comunidad para ayudarle a modificar su forma de vida y se enfoca en la mejora o bienestar de las personas, opino que todos deberíamos de emprender, ya que existe una mentalidad de limitarte a ser empleado, creo que sería mejor trabajar en algo que te divierta y que te guste hacer, opino que eso sería lo ideal para todos. 

Trueque como economía alternativa

Hace cientos de años, el trueque se mantuvo como un sistema económico en las comunidades, pero ¿por qué se abandonó esta práctica recurrente?

El desarrollo de diversos bienes de consumo y el crecimiento comercial fue demostrando la poca practicidad de este sistema ya que no siempre se necesitaba aquello que se disponía. Por ejemplo, si un herrero necesitaba pan, debía buscar un panadero que necesitara algún trabajo de herrería o indagar sobre las necesidades del panadero para saber si requería algún producto al alcance del herrero y poder ofrecer el intercambio.

Por otra parte, la dificultad de determinar un valor exacto de los productos a intercambiar. Una forma de solucionar esto fue buscar productos de referencia que pudieran evaluar los productos, los primeros bienes de referencia fueron el trigo o el ganado. Entonces, era posible establecer el precio de los diferentes productos: por ejemplo, obtener una vaca a cambio de una cantidad establecida de cereales. En realidad, seguía siendo trueque, pero indirecto y más cómodo. A partir de ahí nace la moneda y se fue perdiendo la actividad del trueque en diversas comunidades.

El trueque como construcción social

La difusión del trueque, la reciprocidad y las monedas alternativas pueden ser parte de la construcción social de nuevas relaciones económicas, nuevas formas de producir, distribuir, consumir y desarrollarse, en un plano más general.

Dentro de este plano, no solamente incluye a personas con menores ingresos económicos sino también personas y grupos sociales de distinto nivel social, motivados por un deseo de participación y convivencia.

Esta dimensión también presenta ciertos límites, el hecho de que su difusión supone que las personas y grupos que se integren al proceso pre dispongan de estas motivaciones y anhelos generosos.

Sin embargo, también aquí es posible pensar que estos límites puedan ser trascendidos en la medida que las prácticas se inserten en las dinámicas de la economía de solidaridad y trabajo, que mediante una adecuada demostración de su eficiencia puedan inducir el desarrollo de comportamientos asociativos o solidarios, más allá de los vínculos espontáneos de las afinidades familiares y comunitarias.

En sí, el mercado es una expresión del ser social del hombre, y pone de manifiesto el hecho solidario de que nos necesitamos unos a otros y de que trabajamos unos para otros. Los efectos perversos, lo que constituye “el problema”, es la organización capitalista del mercado.

Economía alternativa

El trueque mantiene un gran significado y valor la posibilidad de circulación de dinero alternativo, que puedan sustraerse al control capitalista, y que eliminen el valor de escasez del dinero.

Ello supone, evidentemente, un proceso de circulación monetaria en que pueda abolirse la tasa de interés. Es importante señalar, que la idea no tiene nada de exótica, habiendo sido planteada por las más importantes corrientes del pensamiento económico contemporáneo.

Dentro de la perspectiva del desarrollo de dineros alternativos, es indispensable disponer de una nueva teoría del dinero, que ponga en evidencia su naturaleza social e intersubjetiva. Entre los aspectos a profundizar teóricamente, tal vez el más importante sea el hecho que el dinero es, esencialmente, no una realidad material, ni puramente simbólica, ni sólo un instrumento de cambio, sino una relación social que supone vínculos de confianza y mutua credibilidad entre los sujetos y actores económicos que efectúan intercambios.

Emitir dinero, dinero alternativo, es la cosa más simple del mundo, cuando hay confianza y credibilidad.

¿Llevarías una vida Zero Waste?

La cantidad de plástico que hemos generado alrededor del mundo desde la década de los 50, momento en el que se empezó a comercializar este material, supera los 9 millones de toneladas, de los cuales solo se utiliza el 30%. El 79% de los plásticos producidos terminan en vertederos, un 12% se incineran y únicamente el 9% se reciclan. Vivimos en un mundo de plástico.

Debido a estas cifras alarmantes, comenzó un movimiento que se convirtió en un estilo de vida.

¿Podemos llevar una vida produciendo cero residuos?

Frente a esta realidad, desde hace unos años existe un estilo de vida cada vez más popular, sobre todo en las redes sociales, denominado movimiento “Zero Waste” o “Residuo Cero”, busca disminuir al máximo la producción de residuos.

La filosofía de esta tendencia es no enviar residuos a los vertederos mediante la revisión del sistema establecido por la sociedad del “usar y tirar”.

El objetivo es reducir tanto la producción de residuos que alcancen un punto en el que se dejen de generar, un compromiso que requiere paciencia pero cuya recompensa es más duradera.

Los cinco principios de este movimiento según los expertos son:

  1. Rechaza: no compres cosas con empaques.
  2. Reduce: consume sólo lo que necesites.
  3. Reutiliza: busca un nuevo uso a objetos desgastados, adquiere productos de segunda mano o reutilizables.
  4. Recicla: para reciclar se necesita energía y recursos, pero es mejor que mandar la basura al vertedero o permitir que se quede tirada en la calle.
  5. Haz composta: hasta el 80% de los residuos por peso son orgánicos. Pero en los vertederos rara vez se convierten en composta.

Los mayores contaminantes

La Comisión Europea advirtió que cuando haya alternativas disponibles y económicas que reemplacen el plástico de los productos de un solo uso, los productos en su lista negra dejarán comercializarse por ley.

Los productos hechos de plástico de un solo uso (single-use plastics) que desaparecerán en los próximos años son los siguientes:

  • Popote
  • Bolsas
  • Vasos, envases y utensilios “para llevar”.
  • Agitadores de bebidas
  • Botellas de agua
  • Bastoncillos de algodón
  • Globos
  • Colillas de cigarro
  • Envoltorios de dulce y otras chucherías
  • Productos sanitarios femeninos

Estos productos solo podrán ser comercializados si son fabricados exclusivamente con materiales más sostenibles como el bambú, la madera, la tela, el vidrio y el acero inoxidable.